Los actos vandálicos no son, por desgracia, algo infrecuente en las comunidades de vecinos. No es raro encontrarse con pintadas en la fachada del edificio, daños en las pistas deportivas, arañazos en la puerta del ascensor o cualesquiera otros daños llevados a cabo de forma malintencionada.

¿Qué hacer en caso de actos vandálicos en la comunidad de vecinos?

El primer paso es reunir todas las pruebas posibles de lo que ha ocurrido para intentar así esclarecer la autoría y ver si el causante ha sido un vecino o alguien ajeno a la comunidad. A continuación se debe interponer denuncia.

Denunciar el hecho es fundamental, ya que sin la denuncia no se podrá hacer la reclamación al seguro.

¿Cubre el seguro la reparación de los daños causados por actos vandálicos?

Lo habitual es que los seguros de comunidad de vecinos ofrezcan cobertura frente a los actos vandálicos, pero esto hay que matizarlo.

Las pintadas, las pegadas de carteles y las inscripciones suelen estar excluidas de la póliza, si bien muchas compañías ofrecen esta cobertura como una garantía opcional que puede contratarse a parte.

Además, hay que tener en cuenta que los daños no serán cubiertos si se descubre que han sido provocados por propietarios o inquilinos de la finca.

¿Cómo actuar si se ha identificado a los culpables?

Si la aseguradora ha cubierto el daño y se conoce a los responsables, será ella la que se encargue de tomar acciones legales para conseguir que estos le devuelvan lo que a ella le ha costado la reparación.

En caso de que se trate de un daño no cubierto por el seguro, si se ha identificado a los responsables, la comunidad puede iniciar acciones legales contra ellos para que asuman el coste de la reparación.

Si el responsable o responsables fueran vecinos de la comunidad, se podrá aplicar además el régimen interno e imponer la sanción prevista para este tipo de casos.

Actos vandálicos y responsabilidad civil

Lo normal es que el acto vandálico cause molestias pero no daños concretos a los vecinos. Sin embargo, puede ocurrir que una determinada gamberrada cause daños específicos a uno o varios vecinos.

Por ejemplo, si alguien ha vaciado el contenido del extintor en las zonas comunes, un vecino podría resbalar con la espuma y caer. También podría ocurrir que se hayan manipulado bajantes y a consecuencia de eso algún piso se inunde.

Este tipo de situaciones dan lugar a una responsabilidad civil que sí queda cubierta por la póliza de seguros. Será la aseguradora la encargada de indemnizar al vecino que ha sufrido los daños. Sin perjuicios de poder repercutir lo pagado en el responsable del acto vandálico si este es descubierto.

No siempre se pueden prevenir los actos vandálicos, y es por ello que es importante contar con un seguro y conocer bien sus coberturas. Además, cada vez es más habitual recurrir a instalar un circuito cerrado de cámaras de televisión que se encargue de la vigilancia o recuperar la figura del portero de fincas.

Compartir en:

Contacta ahora con Nosotros

¿Necesitas Administrador de Fincas?

Y recibe gratis 3 propuestas de
Administradores de Fincas de tu Localidad.