En los tiempos que corren, uno de los habituales caballos de batalla de los gobiernos es la eficiencia energética. Si bien los motivos parecen obvios y no necesitan explicación, puede que los cambios normativos nos cojan por sorpresa en algunas ocasiones. Este puede ser el caso de la ley sobre calefacción comunitaria para todas aquellas personas que residan en un edificio con calefacción central.

Así, en el caso de la calefacción comunitaria, la normativa ha sufrido un cambio reciente orientado a mejorar la eficiencia en el consumo energético.

Qué dice la nueva normativa sobre la calefacción comunitaria

La norma a la que nos referimos es el Real Decreto 736/2020, de 4 de agosto, por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios.

El cambio principal es la obligación de que las comunidades de vecinos —que hasta ahora estaban facturando la calefacción en relación con el coeficiente de participación de cada vecino en lugar de basándose en su consumo— pasen a facturar, en la nueva calefacción, de manera individual a partir de 2022/2023. Esto significa que la obligación no es de cumplimiento inminente de cara al próximo invierno, sino que existe un cierto margen, aunque se establece un calendario gradual con distintas fechas límite en función de la zona climática en la que se ubique el edificio.

Como ya hemos mencionado, esto se debe a la búsqueda de la eficiencia energética, ya que el sistema de calefacción central en el que no se tiene en cuenta nuestro consumo, sino el tamaño de nuestra vivienda, promueve un uso indiscriminado de la calefacción y un posible despilfarro de energía.

Así, a grandes rasgos, la medida consiste en la instalación de medidores individuales que permitan realizar una facturación para cada vivienda, basada en su consumo verdadero, permitiendo conocer y optimizar el gasto real a cada consumidor final.

Qué hay que hacer para adaptar la calefacción comunitaria a la nueva normativa

En primer lugar, ha de tenerse en cuenta que esta normativa está dirigida a edificios de construcción anterior a 1998, ya que los edificios posteriores ya se construyeron bajo la obligación de instalar dispositivos de contabilización individual. Asimismo, se exime de esta obligación a los edificios situados en las zonas cálidas del país y también a aquellos en los que, por sus características, no sea posible amortizar la inversión en un máximo de cuatro años, teniendo en cuenta el ahorro que se prevé que generen los nuevos dispositivos.

En el caso de todas aquellas viviendas en las que exista un sistema de calefacción comunitaria y no estén exentas de adaptarse a la nueva normativa, deben afrontar el proceso de cambio desde la comunidad de propietarios, abordando el tema en una Junta General de Propietarios.

La instalación será distinta en función de si el edificio cuenta con un sistema de calefacción central por anillos o por columnas. En el caso de calefacción por anillos, bastará con colocar un único contador por vivienda. Sin embargo, en los sistemas de calefacción por columnas, dadas sus características, será necesario colocar un dispositivo medidor en cada radiador, los llamados repartidores de costes o válvulas termostáticas.

Cuánto cuesta y quién asume los gastos

Los repartidores de costes o válvulas termostáticas tienen un coste aproximado de 30 euros, y será necesario uno por radiador, por lo que el precio final dependerá del número de radiadores de cada vivienda.

En cuanto a los edificios con un sistema de calefacción por anillos, se instalará un único medidor por vivienda, por lo que el coste será inferior.

En principio, el gasto lo asumirá el titular de cada vivienda, aunque habrá que estar atento a las particularidades de cada edificio y a las decisiones tomadas en la junta de vecinos.

La normativa también establece una serie de ayudas directas para las familias que se encuentren en una situación de vulnerabilidad económica.

¿Cuánto puedo ahorrar?

Se estima que la colocación de estos dispositivos podría llegar a suponer un ahorro en torno al 30 % de la factura de calefacción. No obstante, el ahorro real dependerá en todo caso del uso que se haga de los mismos.

Compartir en:

Contacta ahora con Nosotros

¿Necesitas Administrador de Fincas?

Y recibe gratis 3 propuestas de
Administradores de Fincas de tu Localidad.