Cuanto más grande sea la comunidad de vecinos más gastos va a generar, lo que supone un perjuicio para todos los habitantes de la misma. Los administradores de fincas cada vez son más conscientes de este problema y por eso intentan buscar soluciones que ayuden a ahorrar. Entre las más comunes están las que vamos a ver a continuación.

Ahorro energético

La factura de la luz de las comunidades de vecinos suele ser bastante elevada. En fincas grandes el consumo se dispara todavía más, ya que además de la iluminación de los edificios suele haber farolas en los patios.

Una buena forma de ahorrar es cambiar todas las luminarias por luces LED, que consumen mucho menos y tienen una vida útil más larga. También se puede estudiar la instalación de sensores de movimiento en el exterior, de forma que las luces solo se enciendan cuando detecten la presencia de alguien y no estén encendidas durante toda la noche. En el interior de los edificios se puede ajustar el temporizador de las luces para que no pasen demasiado tiempo encendidas.

Estos ajustes eléctricos requieren una inversión, pero el ahorro que se obtiene es tan considerable que ese dinero gastado de más se recupera rápidamente, comenzando entonces el ahorro.

Reducción de servicios

Si la comunidad tiene problemas económicos se puede hacer un ajuste de los servicios que recibe y que no son esenciales. Por ejemplo, se puede espaciar el servicio de limpieza de portales, pasando de dos o tres días en semana a solo uno. Eso sí, será necesaria la colaboración de los vecinos para que las zonas comunes permanezcan limpias.

Cambios en los seguros

El seguro de la comunidad de vecinos tiene un importe muy elevado. Por eso, antes de renovar convendría informarse y comparar precios de varias aseguradoras. Esto permite encontrar un producto que ofrezca unas buenas coberturas pero con un precio menor.

Reducir las comisiones bancarias

La comunidad de vecinos debe tener una cuenta bancaria para poder realizar sus gestiones económicas, pero con frecuencia este tipo de cuentas llevan asociadas comisiones por mantenimiento, por devolución de recibos, etc.

Estos pequeños gastos suman una cuantía importante a final de año, por lo que es buena idea que el administrador se informe sobre las condiciones que ofrecen otros bancos y proponga el cambio de entidad bancaria a los vecinos si encuentra una oferta mejor.

Ajustes en los ascensores

Las comunidades de vecinos suelen tener contratado el seguro de mantenimiento de ascensores. Si son comunidades con varios bloques, el importe de esta póliza se puede disparar. Sin embargo, un cambio en el contrato puede cambiar la situación. Si en lugar de contratar el servicio con la empresa que ha hecho la instalación se hace con otra compañía, el ahorro puede ser de hasta el 50% en algunos casos.

Por otro lado, los ascensores llevan asociada una línea de teléfono para llamar al servicio técnico en caso de que el elevador se quede parado con gente atrapada dentro. Esta línea implica un coste mensual que se puede evitar si se sustituye por una tarjeta SIM.

En una comunidad de vecinos, pequeños ajustes pueden suponer un gran ahorro, pero para conseguirlos es necesario que el Administrador de Fincas esté implicado en su trabajo y se mueva para buscar soluciones de ahorro.

Compartir en: