De unos años a esta parte la tendencia ha sido crear comunidades de vecinos cada vez más grandes y con una gran cantidad de servicios y zonas comunes. Esto implica que las necesidades de mantenimiento también se han multiplicado. Hoy en día la mayoría de bloques de vecinos necesitan los siguientes especialistas.

Equipo de limpieza

Uno de los aspectos básicos y que más valoran los vecinos es la limpieza de las zonas comunes. Lo habitual en estos casos es que cada uno de los portales que conforman la comunidad sean limpiados entre una y dos veces a la semana.

Estas tareas se dejan en manos de empresas especializadas en limpiezas de comunidades, que organizan su trabajo repartiendo el tiempo de trabajo entre limpieza común (barrer y fregar portales) y limpiezas periódicas (limpieza de cristales, del garaje, etc.).

Equipo de jardinería y mantenimiento de instalaciones deportivas

Es habitual que las comunidades de vecinos tengan zonas ajardinadas e instalaciones deportivas, ya sea una pista de pádel o incluso una piscina.

Las instalaciones de este tipo requieren de un mantenimiento específico que debe ser llevado a cabo por especialistas. Se debe regar y cortar el césped y el resto de plantas o árboles del residencial. Periódicamente se realizan revisiones para supervisar el estado de las pistas, realizar algún arreglo si es necesario y cambiar las redes cuando haga falta.

En el caso de las piscinas, durante el verano el trabajo de mantenimiento es diario para supervisar que el agua esté limpia y en óptimas condiciones para el baño.

Ascensoristas

Los ascensores son fundamentales en los bloques de varias plantas, por lo que hay que asegurarse de que funcionan correctamente.

Lo más común es contratar el mantenimiento con empresas especializadas, que se encargarán de revisar el funcionamiento de manera mensual y hacer los ajustes que sean necesarios para que los elevadores presten servicio con normalidad.

Cerrajeros

El uso intensivo que tienen las puertas de una comunidad de vecinos hace que la aparición de averías en las mismas sea algo frecuente. De ahí la necesidad de contar con expertos en cerrajería que se encarguen de labores como el cambio de bombines, reparación de puertas eléctricas, ajustes de muelles y supervisión del funcionamiento de las puertas antipánico.

Electricistas

La instalación eléctrica es otro de los puntos de la comunidad de vecinos que hay que tener al día. Se suele hacer un mantenimiento periódico para comprobar si hay que cambiar alguna luminaria o algún pulsador, también para hacer la revisión de las placas solares si las hay.

En las revisiones también se comprueba que no haya ningún cable suelto que suponga un riesgo para los vecinos.

Los electricistas se encargan además de hacer reparaciones del tipo arreglo de porteros automáticos cuando sea necesario.

Mejor prevenir que curar

Si el mantenimiento en una casa es importante, en una comunidad de vecinos lo es todavía más. Por eso es importante contar con un buen servicio de mantenimiento, que sea capaz de reducir al mínimo el número de averías.

Para que esto sea posible es esencial contar con auténticos profesionales que estén especializados en su rama de actividad. Además, hay que tener en cuenta que, según sus condiciones y sus instalaciones, las necesidades de mantenimiento pueden variar de una comunidad de vecinos a otra. Todos estos gremios habituales serán los que se encargue de coordinar y supervisar su trabajo el administrador de fincas en su día a día, especialmente cuando surjan incidencias o problemáticas.

Compartir en: