El administrador de fincas es un profesional que debe generar confianza entre los vecinos cuyas comunidades administra. Aunque la mayoría de las personas que trabajan en este gremio son muy competentes, también es posible encontrarse con administradores que abusan de su posición. Ante una situación de este tipo lo más recomendable es actuar rápidamente para poner fin cuanto antes a lo que está ocurriendo.

¿Qué tipo de abusos puede cometer un administrador de fincas?

Debido a las diferentes tareas que asume el gestor y a la información y datos a los que tiene acceso, pueden darse abusos e incluso delitos de diferente tipo.

  • Uso indebido de los datos de carácter personal de los vecinos: cederlos a terceros sin consentimiento del titular, usar el teléfono para acosar a propietarios que no han pagado las cuotas, etc.
  • Conceder privilegios a ciertos vecinos.
  • Gestionar de forma fraudulenta los fondos de la comunidad.
  • Adjudicar reparaciones, reformas y labores de mantenimiento a empresas con las que tenga un acuerdo para llevarse una comisión por cada contratación.

¿Qué hacer ante un abuso?

Cualquier vecino que tenga conocimiento o sospechas de que se está cometiendo algún tipo de abuso o delito por parte del administrador de fincas debe ponerlo inmediatamente en conocimiento del presidente de la comunidad.

En aquellos casos en los que el administrador esté colegiado se recomienda empezar las acciones interponiendo una denuncia ante el Colegio de Administradores al que esté adscrito. Este organismo tiene sus propias normas de funcionamiento interno, si el denunciado se las ha saltado y ha actuado indebidamente, será sancionado. En los casos más graves la sanción puede acarrear incluso la expulsión del Colegio.

Si el abuso constituye un delito, además de ponerlo en conocimiento del Colegio hay que denunciarlo ante la Policía y examinar la posibilidad de iniciar un procedimiento judicial contra el administrador. En estos casos es mejor ponerse en manos de abogados especializados en este tipo de temas.

¿Cómo obtener pruebas?

Será mucho más sencillo demostrar la acusación hecha contra el administrador si se tienen pruebas. Estas pueden ser más o menos fáciles de conseguir según el caso.

Por ejemplo, si se cree que el gestor de la comunidad se está llevando el dinero, se puede solicitar al mismo acceso al libro de contabilidad. También se puede examinar la cuenta en la que se hacen los ingresos comunitarios, si el administrador usa una misma cuenta para varias comunidades, esto debe ser motivo de sospecha.

Si el administrador está acosando a un vecino, amenazándole o coaccionándole, una buena forma de obtener pruebas es grabando las conversaciones entre la víctima y el gestor.

No obstante, incluso en aquellos casos en los que los vecinos no pueden obtener pruebas de lo que está pasando pero saben o tienen sospechas fundadas de que hay un abuso o un delito, lo recomendable es denunciarlo inmediatamente.

Esta es la única manera de conseguir poner fin a la situación y que el administrador deje de cometer la conducta indebida tanto en la comunidad afectada como en otras en las que pueda estar haciendo lo mismo o en las que fuera a administrar en el futuro.

Compartir en: