Para lograr una convivencia adecuada en una comunidad de propietarios, cada uno de los vecinos está obligado a contribuir con una cuota, que será proporcional a su vivienda, para poder sufragar los gastos de conservación y mantenimiento del edificio, así como los servicios contratados, tales como el portero o la piscina.

Son muchas las comunidades de propietarios que tienen que lidiar con vecinos morosos que no se encuentran al corriente de pago de sus respectivas cuotas. En la mayor parte de los casos, la comunidad de vecinos se las ve y se las desea para cobrar las deudas. No obstante, existen ciertas soluciones y algunos trucos para reducir la morosidad en la comunidad de propietarios. A continuación, os detallaremos cómo proceder ante el impago de sus cuotas por algún vecino.

¿Cómo proceder ante un vecino moroso?

Cuando un vecino no está al corriente de pago con sus cuotas, la comunidad de vecinos podrá reclamar dichas deudas al titular de la vivienda desde el mismo momento en que se produzcan los impagos. En cualquier caso, conviene tener en cuenta que, en primera instancia, lo mejor es a través del administrador de fincas o el abogado de la comunidad llevar a cabo una notificación personal al vecino moroso de forma absolutamente privada, avisándole de que no está al corriente de pago y que ha de satisfacer sus cuotas. No obstante, puede ocurrir que, a pesar de la notificación personal, el vecino no atienda al pago de sus deudas. En este caso, el vecino moroso perderá su derecho a voto en la Junta General de Propietarios, además de ser requerido por las entidades públicas para que pague sus deudas.

A pesar de todo esto, puede ocurrir que la vía diplomática no de resultado y el vecino moroso siga sin pagar sus deudas. En este caso lo mejor es, previo acuerdo en Junta Extraordinaria, acudir a la vía judicial. Así, en Junta Extraordinaria se podrá acordar la contratación de un abogado para iniciar el procedimiento correspondiente ante el juzgado. No obstante, se ha de tener en cuenta que los representantes de la comunidad disponen de un plazo de tres meses para iniciar el proceso judicial. Una vez concluido el procedimiento correspondiente, se dictará sentencia y se requerirá al vecino moroso a que pague el importe correspondiente de sus deudas.

¿Cómo reducir la morosidad en la comunidad de propietarios?

Como es mejor prevenir que curar, la opción más adecuada es llevar a cabo ciertas actuaciones que evitarán que los vecinos dejen de pagar sus cuotas. A continuación, te detallamos algunas de las medidas que nos tienden las leyes:

Privación del derecho a voto

El artículo 15 de la Ley de Propiedad Horizontal se establece que los propietarios que no estén al corriente de pago de sus deudas no podrán votar en Junta de vecinos.

Privación del derecho a impugnar

De acuerdo con el artículo 18 de la Ley de Propiedad Horizontal los propietarios que no se encuentren al corriente de pago no podrán impugnar los acuerdos tomados por la Junta de Propietarios.

No obstante, la comunidad también puede tomar ciertas medidas para combatir la morosidad entre los vecinos. Así, encontramos las siguientes medidas.

Cobro de intereses

El propietario que no pague sus cuotas tendrá que hacer frente al pago de una serie de intereses que se devengarán desde que se produjo el impago.

Sanción económica

Privación del acceso a ciertos servicios e instalaciones

Aunque en principio los vecinos morosos no pueden ser privados de las instalaciones y servicios del edificio, lo cierto es que, a partir de la resolución de 2012 de la Dirección General de los Registros y del Notariado, se podrá impedir a los vecinos morosos acceder a la piscina y a las pistas de tenis. No obstante, para poder tomar esta decisión, es necesario que sea acordada en Junta por unanimidad.

Compartir en: