El sector de la administración de fincas es uno de los que más empleo garantiza de cara al futuro, puesto que siempre van a existir comunidades que necesiten la ayuda especializada de un gestor. De ahí que resulte tan atractivo para los emprendedores interesados en las áreas de la administración y la atención al público.

Tener la formación necesaria

En España no se exige tener una formación concreta para trabajar como administrador de fincas, pero para poder desempeñar este trabajo es necesario tener conocimientos básicos de informática, contabilidad, legislación e incluso algo de marketing y nociones de atención al cliente.

¿Online o presencial?

Una de las primeras decisiones a tomar es si se quiere que el negocio tenga una oficina física o si se va a optar por un modelo totalmente online. Ambos tienen sus ventajas y sus desventajas.

Con una oficina física los gastos son mayores, pero a cambio hay un trato personal con los administrados, lo que aumenta la confianza. Sin embargo, con la oficina de administración de fincas online se puede ofrecer un servicio low cost y totalmente digitalizado, que es lo que buscan las generaciones más jóvenes, aunque se pierde la relación personal entre administrador y administrados.

Colegiarse

Para llevar la gestión de comunidades de vecinos no es necesario colegiarse. La pertenencia al Colegio de Administradores de Fincas no es obligatoria pero sí muy recomendable.

El Colegio es un gran apoyo para el profesional y le aporta información e incluso formación sobre cambios legislativos, nuevas tendencias y otras cuestiones que es importante que conozca para desarrollar su trabajo de la forma más eficiente posible.

Elegir un buen software de gestión

Hoy en día cualquier administrador de fincas depende de la informática para poder hacer bien su trabajo. Por suerte, existen softwares especializados, Gesfincas es uno de los casos más populares, que permiten desarrollar todas las tareas relacionadas con la gestión de fincas, desde la contabilidad a las comunicaciones con los vecinos.

Una buena elección de las herramientas informáticas, y un buen manejo de las mismas, hará que el trabajo del gestor sea mucho más sencillo.

Fijar los precios

Antes de empezar a trabajar es importante hacer un cálculo de los gastos que supone el negocio y determinar lo que se quiere ganar, esto permitirá establecer un precio para cada uno de los servicios ofrecidos.

En esta fase también se debe analizar si es viable ofrecer alguna oferta para los nuevos clientes. No hay que olvidar que el precio sigue siendo un factor clave a la hora de ganar clientes en el sector de la administración de fincas.

Darse a conocer

Una vez que el negocio está en marcha hay que darlo a conocer, combinando técnicas de marketing online y offline.

A nivel de marketing tradicional se puede recurrir al buzoneo de publicidad e incluso invitar a los presidentes de las comunidades de vecinos del área de influencia a una jornada de puertas abiertas con un tono más festivo que comercial.

A nivel de marketing online es imprescindible contar con una página web y un blog que ayude a su posicionamiento, sin olvidarse de las redes sociales.

Compartir en: